Houston quiere ser la meca del auto eléctrico

23 03 2010

Houston, EE:UU.- La ciudad de Houston, apodada Petro Metro por la abundancia de compañías de petróleo y gas desperdigadas por el horizonte, es una sede poco probable para la revolución del auto eléctrico .
Pero la cuarta ciudad más grande de Estados Unidos, que reclama el título de la “capital energética del mundo” está compitiendo con urbes como San francisco por ser la capital nacional del auto eléctrico.
«Somos la Petro Metro pero también somos una ciudad automotriz», dijo la alcaldesa Annise Parker en un evento para promocionar el Nissan LEAF, un vehículo ciento por ciento eléctrico para cinco pasajeros que pueden recorrer 160 kilómetros con una sola carga.

«Contar con un vehículo eléctrico que atraiga a la cultura automotriz hará la verdadera diferencia para entrar en el mercado», sostuvo Parker.

Ciudades como Houston y San Francisco están forjando sociedades con automotrices y compañías energéticas para hacer realidad esa visión. En Houston, por ejemplo, la compañía japonesa Nissan Motor firmó un acuerdo, mediante el cual la ciudad y el proveedor de electricidad Reliant, una unidad de NRG Energy Inc, construirán un puñado de estaciones públicas de carga para permitir a los conductores recargar sus vehículos eléctricos.

Acuerdos

Nissan ha firmado acuerdos con otras ciudades como San Diego, Seattle y Orlando y estados como Tennessee y Oregon para que se construyan las estaciones públicas de carga. Tales acuerdos son clave para disipar los temores de los consumidores escépticos de que se agoten las baterías de sus autos antes de poder llegar a sus estaciones de carga.

Para las automotrices estadounidenses en apuros como General Motors Co y Ford Motor Co, los autos eléctricos podrían ser un modo de incrementar su cuota de mercado cada vez menor.

«Detroit necesita algo para ser apasionante», dijo William Hederman, un vicepresidente primero de Washington Research Group de Concept Capital.

El anticipado auto a batería de General Motors Chevy Volt llegará a las concesionarias en noviembre, casi al mismo tiempo que el inicio de las ventas de Nissan para el LEAF en Estados Unidos.

Los conductores de Texas tienen una afianzada afinidad por los autos de grandes dimensiones, pero los vehículos eléctricos constituyen un argumento fuerte. Aunque un pequeño porcentaje de los automovilistas de Texas pase a conducir autos eléctricos, la ventaja podría ser sustancial. El área de Houston alberga 4,5 millones de vehículos que recorren casi 140 millones de kilómetros al día, según estadísticas estatales.

Y Texas está a la vanguardia nacional en la producción de electricidad limpia y libre de carbono en base a turbinas de viento. Pero el Estado debe construir miles de millones de dólares de líneas de transmisión necesarias para canalizar la energía eólica a los centros urbanos.

Para las empresas de servicios de Estados Unidos que han visto la demanda de electricidad caer un 5% en los últimos dos años por la recesión, el auto eléctrico es un regalo del cielo, dijo Kevin Book, director general de investigaciones de ClearView Energy Partners LLC.

«Qué salvación sería la revolución del auto eléctrico para los generadores que están muy por debajo de sus márgenes de capacidad y que están tratando de encontrar la forma de ganar dinero», indicó Book. En una historia de alianzas extrañas, las empresas de servicios en Estados Unidos en los últimos meses han empezado a consolidar sus lazos con las automotrices.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: